7 de junio de 2012

Los secretos que no nos contaremos.
Los besos que no nos daremos.
Las miradas que no nos dedicaremos.
Las sonrisas que no nos regalaremos.
Los abrazos que no nos daremos.
El sexo que ya no tendremos.
Las noches que no dormiremos.
Ese es nuestro futuro. Pero.. ¿qué fue de nuestro pasado? Tuvimos todo eso y mucho más. No me lo puedes arrebatar. Es mío. Es tuyo. Es nuestro. Es lo único que que nos queda, no lo puedes borrar. Es lo único que permanece y atraviesa esa puñetera línea imaginaria que hay trazada entre nosotros.